Hernia Hiatal


  • Resumen
  • ESTUDIOS DIAGNÓSTICOS
  • Definición y clasificación
  • Radiología
  • Epidemiología
  • Endoscopía
  • Anatomía
  • TRATAMIENTO
  • Etiología
  • Tratamiento médico
  • Presentación clínica
  • Tratamiento quirúrgico
  • Manifestaciones...
  • Postoperatorio
  • Vólvulos
  • Video
  • Imágenes
  •  



    Resumen

    La hernia hiatal tambien llamada hernia de hiato o hernia del hiato es una condición adquirida que constituye uno de los diagnósticos endoscópicos más frecuentemente realizados, aunque el sobre diagnóstico no es infrecuente. Se presenta generalmente en forma asintomática o con síntomas inespecíficos y cuando hace manifestaciones clínicas, éstas son principalmente:  agruras, eructos, pirosis, reflujo y regurgitación, conocidas como Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (ERGE). Se pueden presentar complicaciones ya sea secundarias al reflujo ácido o al encarcelamiento del estómago en el tórax, que puede llegar a comprometer la vida del paciente. El manejo médico constituye la primera opción de tratamiento, básicamente encaminado al manejo de las manifestaciones de ERGE, descartando la presencia de Helicobacter pylori, misma bacteria que se asocia a la presencia de sintomatología de ERGE.  El tratamiento quirúrgico se reserva para aquellos casos que no responden al manejo médico, presencia de complicaciones, grandes hernias hiatales y hernias paraesofágicas.

     

    Definición y clasificación

    Se define como hernia hiatal el prolapso del estómago proximal hacia el tórax a través del hiato esofágico del diafragma. La hernia hiatal es una condición esencialmente adquirida que no sólo es la más frecuente de las hernias diafragmáticas, sino una de las anormalidades más frecuentes que afectan el tracto gastrointestinal (TGI) superior. Clásicamente la hernia hiatal se ha clasificado en tres tipos: • Tipo I o hernia hiatal por deslizamiento (axial) donde se presenta desplazamiento superior de la unión esófago-gástrica hacia el mediastino posterior. Se denomina hernia “por deslizamiento” ya que tiene un saco de peritoneo parietal parcial, cuya pared posterior está formada por el estómago. • Tipo II o hernia paraesofágica caracterizado por desplazamiento superior del fondo gástrico, anterior y lateral al esófago, con la unión esófago-gástrica localizada en su posición intraabdominal normal. • Tipo III o mixta donde hay desplazamiento superior tanto de la unión esófago - gástrica como del fondo gástrico. El 85-90% de las hernias hiatales son de tipo I, en tanto que las hernias paraesofágicas puras son encontradas muy infrecuentemente.

     

    Epidemiología

    La incidencia de hernia hiatal se estima en 5 por 1000 en la población general, aunque una verdadera incidencia es difícil de determinar debido a que un gran número de pacientes son asintomáticos. La prevalencia exacta es desconocida, lo cual obedece a la diversidad de criterios, principalmente radiológicos, para la definición de hernia hiatal. La edad de presentación más frecuente es entre 4ª a 6ª década de la vida y no existe diferencia en cuanto al sexo, aunque las hernias paraesofágicas son más frecuentes en mujeres. La hernia hiatal se ha descrito más frecuentemente en países occidentales.

     

    Anatomía

    El hiato esofágico del diafragma se encuentra localizado a la izquierda de la línea media a nivel de la décima vértebra torácica; es un anillo musculotendinoso compuesto por fibras de los pilares derecho e izquierdo del diafragma, que provienen de la cara anterior y discos intervertebrales de las cuatro primeras vértebras lumbares, rodean la aorta y el esófago y se insertan en el centro tendinoso del diafragma. Aunque existen variaciones anatómicas, se ha encontrado que en más del 80% de los casos, el hiato esofágico se forma principalmente de fibras del pilar derecho del diafragma. El esófago pasa a través del hiato esofágico desde el mediastino posterior hacia el abdomen; en su porción más inferior es intraabdominal (1 a 3 cm) y a este nivel está recubierto por dos diferentes capas: el peritoneo visceral y la membrana frenoesofágica. La membrana frenoesofágica o fascia de Laimer, es una capa de tejido conectivo elástico, profundo al peritoneo, que se extiende desde la crura hasta la pared del esófago, tanto por encima como por debajo del diafragma, y es importante en el mantenimiento del esfínter esofágico inferior (EEI) dentro del abdomen.

     

    Etiología

    Normalmente durante la deglución se produce un acortamiento esofágico debido a la contracción de las fibras musculares longitudinales, con lo cual la unión esofagogástrica (UEG) es desplazada en sentido cefálico uno o más centímetros por encima del hiato diafragmático, pero por la elasticidad intrínseca de la membrana frenoesofágica, la UEG retorna a su posición normal por debajo del diafragma al completar la deglución. Existe entonces un balance entre las fuerzas que empujan el esófago a través del hiato esofágico y las estructuras de soporte que tratan de mantener la UEG en su posición anatómica normal. Por el proceso repetitivo y la degeneración progresiva que puede ocurrir con la edad, además de otra serie de factores asociados, la elasticidad de la membrana frenoesofágica puede disminuir y como consecuencia, el balance dinámico entre la deglución y la herniación puede comprometerse, llevando al desplazamiento superior de la UEG como consecuencia de la mayor presión intraabdominal. Aquellas condiciones que produzcan un incremento repetitivo o sostenido de la presión intraabdominal, tales como ascitis, obesidad y embarazo, pueden contribuir en la formación de hernia hiatal. La hernia hiatal se ha descrito más frecuentemente en países occidentales donde se han implicado como posibles factores la dieta baja en fibra, que conlleva a mayor presión intraabdominal durante la deposición, y a dieta alta en grasa que produce retardo en el vaciamiento con posterior distensión gástrica. Las hernias paraesofágicas se presentan cuando existe un defecto o debilidad localizada en la membrana frenoesofágica y el hiato esofágico anterior y lateral al esófago.

     

    Presentación clínica

    La mayoría de los pacientes con hernia hiatal por deslizamiento son asintomáticos. Cuando se hacen manifiestas, la sintomatología está dada básicamente por agruras, eructos, pirosis, regurgitación y dolor retroesternal, síntomas clásicos de la ERGE que es la manifestación más significante en los pacientes con hernia hiatal. Puede presentarse disfagia generalmente asociada a esofagítis, estenosis péptica, anillo de Schatzki o por la compresión de la crura diafragmática en la porción herniada del estómago. El dolor torácico en los pacientes con hernia hiatal puede ser explicado por la asociación con ERGE, aunque otros mecanismos, como desgarro o separación de la crura diafragmática por el estómago herniado, o algún grado de isquemia del segmento herniado, pueden contribuir a la presencia del dolor. Las hernias paraesofágicas en general son asintomáticas, incluso cuando alcanzan grandes tamaños. Grandes herniaciones pueden producir dolor retroesternal o disnea por disminución de la reserva respiratoria. Se puede presentar disfagia secundaria a la compresión esofágica por la hernia o a la rotación de la UEG dentro del saco herniario. Síntomas de ERGE se presentan también en un alto porcentaje de pacientes con hernia paraesofágica.

     

    Manifestaciones y complicaciones asociadas

    Reflujo gastroesofágico El papel de la hernia hiatal en la patogénesis de la ERGE ha sido motivo de controversia durante muchos años. Aunque la hernia hiatal claramente contribuye a la ERGE en muchos pacientes, es difícil cuantificar su precisa contribución; además es evidente que no siempre la hernia hiatal está asociada a ERGE y viceversa. La prevalencia de hernia hiatal en pacientes con evidencia endoscópica y radiográfica de ERGE varía entre 63% a 94%, mientras la prevalencia es menor en la población control. En un estudio endoscópico de 670 pacientes, el 63% de los pacientes con esofagítis tenían hernia hiatal comparado con sólo el 8% de los pacientes sin esofagítis. En pacientes con ERGE documentado, se ha encontrado además una relación directa entre el tamaño de la hernia hiatal y el grado de disfunción del EEI, la duración de los episodios de reflujo, el aclaramiento ácido y por consiguiente con la severidad de la esofagítis. Estudios fisiológicos han demostrado que la competencia de la UEG depende principalmente de las características del EEI (presión, longitud expuesta a presión positiva intraabdominal y longitud total) y de la función como esfínter extrínseco de la crura diafragmática. Una deficiencia en cualquiera de estas características del EEI, están asociadas con incompetencia de la UEG, independiente de la presencia o no de hernia hiatal. Con el desplazamiento superior de la UEG en las hernias por deslizamiento, el EEI y el esófago distal dejan de estar sometidos a la presión positiva intraabdominal, quedando como único mecanismo antirreflujo la presión intrínseca del EEI, la cual está frecuentemente disminuida, lo cual predispone al reflujo ácido. La función como esfínter del diafragma está dada principalmente durante la inspiración y situaciones de estrés dinámico, como durante la deglución y en incrementos súbitos de la presión intraabdominal (tos), de tal forma que los episodios de reflujo relacionados a incremento de la presión intraabdominal son más probables que ocurran en pacientes con hernia hiatal. Adicionalmente, en los pacientes con hernia hiatal, hay compromiso del vaciamiento esofágico, lo cual retarda el aclaramiento ácido después de un episodio de reflujo. La crura diafragmática en presencia de una hernia hiatal queda ejerciendo su presión alrededor del fondo gástrico, por lo que se produce un atrapamiento de ácido en la hernia hiatal que refluye hacia el esófago con cada episodio de deglución cuando se relaja el EEI; estos eventos junto con una alteración de la motilidad esofágica en pacientes con ERGE, incrementa el tiempo de contacto con ácido del esófago distal, aumentando la probabilidad de desarrollar secuelas por la exposición prolongada al ácido. Sangrado Sangrado oculto o moderado puede encontrarse hasta en un tercio de los pacientes con hernia hiatal por deslizamiento sintomática, siendo el sangrado masivo poco frecuente. Dentro de los posibles factores se encuentran la presencia de esofagítis, desgarros mucosos tipo Mallory-Weiss, incremento del potencial ulcerogénico de AINES al retardarse su aclaramiento y aumentando el tiempo de contacto con la mucosa. Cameron describe la presencia de erosiones lineales en el cuerpo gástrico secundarias a la irritación mecánica crónica debida a la contracción de la crura diafragmática durante los movimientos respiratorios, que pueden producir sangrado leve crónico que lleva a cuadros de deficiencia de hierro.

     

    Vólvulos

    El vólvulus gástrico puede ser organoaxial cuando el estómago rota a lo largo de su eje longitudinal o mesentérico axial cuando rota sobre el eje que une la curvatura menor con la mayor. La laxitud o ausencia de los ligamentos de fijación gástrica son la causa primaria del vólvulus gástrico. Al incrementarse la rotación del estómago se produce compromiso del flujo sanguíneo y del retorno venoso del estómago herniado, llevando a necrosis, perforación, sepsis e incluso la muerte. Se puede presentar herniación de otros órganos intraabdominales hacia la cavidad torácica en presencia de grandes hernias hiatales, especialmente el colon, intestino delgado y epiplón. Acortamiento esofágico El acortamiento esofágico se piensa que sucede como consecuencia de una ERGE crónica con cicatrización y fibrosis que lleva al acortamiento del esófago tubular. Este acortamiento es identificado radiologicamente como una hernia hiatal por deslizamiento que no reduce en la posición de pie o que mide más de 5 cm. entre la crura diafragmática y la UEG. Pueden presentarse lesiones polipoideas benignas de características inflamatorias a nivel de la unión escamocolumnar. El anillo de Schatzki o anillo B consiste de un pliegue mucoso en el esófago distal, dentro de los 3 mm. proximal a la unión escamocolumnar, que siempre está asociada con hernia hiatal y constituye una causa de disfagia en estos pacientes.

     

    ESTUDIOS DIAGNÓSTICOS

    Radiología

    En la radiografía de tórax se puede evidenciar una masa dependiente de tejidos blandos en el mediastino posterior, con nivel hidroaéreo en el caso de grandes hernias. Los estudios con medio de contraste baritados son más exactos si se logra definir la relación del hiato esofágico del diafragma con la UEG. La presencia de una indentación por encima del diafragma, lo que usualmente se considera como el sitio de transición entre el cardias gástrico y el vestíbulo esofágico, implica la existencia de una hernia hiatal. Otro hallazgo radiográfico incluye la presencia de pliegues gástricos en posición supradiafragmática. El esofagograma también es útil para diagnosticar el acortamiento esofágico como ya se mencionó. En el caso de hernias paraesofágicas, los estudios con medio de contraste muestran la porción del fondo gástrico situado por encima del diafragma con la UEG ubicada en posición normal a nivel del diafragma; adicionalmente puede demostrarse la presencia de un volvulus gástrico. La exactitud de estos estudios en el diagnóstico de las hernias paraesofágicas es mayor que para las hernias por deslizamiento, puesto que éstas últimas pueden reducir espontáneamente.

     

    Endoscopía

    Normalmente la unión de la mucosa escamocolumnar (línea Z), que corresponde aproximadamente a la localización de la UEG, se encuentra a menos de 2 cm. por encima del hiato diafragmático, de tal forma que una distancia mayor entre estas estructuras es consistente con la presencia de una hernia hiatal. La posición del hiato diafragmático puede hacerse más evidente durante una inspiración profunda. En el cuerpo gástrico y con el endoscopio en retroflexión, se puede observar un hiato diafragmático patuloso, amplio, a través del cual los pliegues gástricos ascienden hacia la hernia hiatal. Las hernias paraesofágicas se aprecian mejor con el endoscopio en retroflexión, donde se ve el fondo gástrico herniándose a lo largo del esófago, mientras la UEG se mantiene en posición normal. Otros estudios como la manometría y pHmetría, no son útiles para el diagnóstico de hernia hiatal, pero son de utilidad en el estudio de la ERGE asociado. La manometría es fundamental para determinar la localización, tamaño y presión del EEI, como también para descartar trastornos de la motilidad esofágica previo al tratamiento quirúrgico. La toma de biopsias siempre es deseable durante una endoscopía para descartar la presencia de Helicobacter pylori, así como de entidades como el Esófago de Barret, que es una entidad premaligna, como el cáncer en si mismo.

     

    TRATAMIENTO

    Tratamiento médico

    Los síntomas asociados a hernia hiatal que son susceptibles de manejo médico son aquellos debidos a ERGE. Las principales modalidades terapéuticas incluyen modificación en el estilo de vida, uso de drogas supresoras de la secreción ácida y agentes procinéticos. En el caso de que exista Helicobacter pylori existe un tratamiento de erradicación que funciona hasta en un 75% de los casos. Y si aun con este ultimo tratamiento persiste la sintomatología será necesario que la persona baje de peso, y se sujete a una dieta casi libre de irritantes; así como seguir con un tratamiento de sostén. Dado que la recaída sintomática es frecuente posterior a la suspensión del tratamiento médico, lo que obliga a tratamiento de mantenimiento por largos períodos de tiempo, la edad, la aceptación del paciente a tratamientos prolongados y la aparición de complicaciones deben ser tenidos en consideración cuando se compara tratamiento médico continuo con tratamiento quirúrgico definitivo.

     

    Tratamiento quirúrgico

    El manejo quirúrgico de la hernia hiatal sintomática tiene varias indicaciones, por manifestaciones directas de la hernia hiatal, como:

    • Hernia hiatal encarcelada con disfagia.

    • Dolor torácico asociado a hernia hiatal gigante.

    • Pacientes con severa deficiencia de hierro secundaria a las erosiones o ulceraciones en la hernia hiatal.

    • Hernia paraesofágica.

    • Sintomatología rebelde al tratamiento médico.

    Existen varias opciones quirúrgicas de funduplicatura total o parcial, que pueden ser realizadas por vía transabdominal (funduplicatura de Nissen, Hill, Toupet) o transtorácica (funduplicatura de Nissen o Belsey - Mark IV) ya sea en forma abierta o por cirugía mínimamente invasiva, pero que en general cumplen los mismos principios quirúrgicos que son:

    • Reducción de la hernia hiatal.

    • Cierre del hiato esofágico.

    • Restablecer la función del EEI.

    • Reposicionar el esófago intraabdominal

    • Crear un mecanismo de válvula antirreflujo.

    En aquellos casos de acortamiento esofágico se debe realizar una gastroplastía de Collis para alargar el esófago y posteriormente la funduplicatura total o parcial, sin tensión sobre el esófago. Aunque con el advenimiento de la laparoscopia ya no es tan necesaria esta cirugía. Cuando la indicación quirúrgica es por ERGE, todos estos procedimientos ofrecen un alivio de los síntomas de reflujo en un 80% al 100% de los pacientes, aún en seguimiento a largo plazo (80%-90% a 10 años). El advenimiento y desarrollo de los procedimientos quirúrgicos antirreflujo por vía laparoscópica, con mínima mortalidad (0-0,5%), baja morbilidad (2-13%) y con igual seguridad y efectividad que los procedimientos por técnica abierta, además de menor dolor postquirúrgico, menor estancia hospitalaria y menor incapacidad laboral, ofrecen la mejor opción quirúrgica para aquellos pacientes con enfermedad severa o asociada a complicaciones. El curso impredecible de las hernias paraesofágicas, ha llevado a considerar a la mayoría de los cirujanos, que todas deben ser corregidas quirúrgicamente una vez hayan sido diagnosticadas, aun en ausencia de sintomatología e independiente de su tamaño, dado su potencial de complicaciones incluyendo el vólvulos, la estrangulación y perforación gástrica que obligarían a intervenciones de urgencia que conllevan mayor mortalidad. En el caso de las hernias paraesofágicas, el abordaje quirúrgico por vía laparoscópica se asocia no sólo a mayores dificultades técnicas, sino a una mortalidad hasta del 2% y un mayor índice de complicaciones postoperatorias (6-19%) que en cirugía por ERGE; esto se ha explicado por la mayor edad y enfermedades asociadas que presentan la mayoría de estos pacientes. Se presenta además un índice de recurrencias entre 5-10%, mayor que lo reportado para cirugía por técnica abierta. En la actualidad se acepta que el procedimiento quirúrgico debe incluir la reducción de la hernia, escisión del saco herniario, corrección del defecto diafragmático, y la mayoría de los autores defienden la realización de un procedimiento antirreflujo, basados en que dos tercios de los pacientes con hernia paraesofágica tienen evidencia objetiva de ERGE, además al movilizar el hiato probablemente se alteran los mecanismos intrínsecos antirreflujo.

    Postoperatorio
    En general al día siguiente el paciente:

    • Inicia con dieta liquida.

    • Al mediodía dieta blanda.

    • A los 3 a 4 días dieta normal.

    • Puede ser egresado a su domicilio.

    En cuanto a las molestias no son distintas a cualquier intervención por Laparoscopía, sin embargo aunado a esto puede haber una sensación de "atoro"  de los alimentos misma que desparecerá al cabo de 3 a 4 semanas.
    En general puede iniciar sus actividades normales al final de la segunda semana después de la cirugía.
    Algo muy importante es que el paciente ya no estará sujeto a ningún tipo de medicamentos y podrá ingerir cualquier tipo de alimento.

     

     
     
    CirLap© 2002 All Rights Reserved